16.10.14

De manías va la cosa.

Hace unos días estuvieronen el rubipiso dos grandes amigos y desde entonces no paro de darle vueltas a una conversación que tuvimos. Mi amigo Sergio en su trabajo conoció a un chico "musulmán" que para nada seguía su religión pero si guardaba el mes del ramadán, cosa que nadie en su momento entendió, si no crees en tu religión, ¿para qué pasar el sufrimiento de negarte a comer en las horas de sol durante nada más y nada menos que 30 días? Obviamente esto tenía su explicación. El chico se obligaba a pasar el día en ayunas simplemente por autodisciplina.

Autodisciplina, ¡qué palabra tan motivante! Y es que mi amigo Sergio, por autodisciplinarse se ha prometido no comer cerdo durante meses y demostrarse a si mismo que puede hacerlo. A mi me ha recorrido la envidia y no voy a negarlo.

Y es que parece que muchos hablamos de autodisciplina cuando en realidad solo queremos decir: "quiero quitarme esa manía de mierda que tengo". Y yo quiero dejar de roerme los pellejos de los dedos y tener unas manos que no me de vergüenza enseñar. Así que chatis, ¡llevo cuatro días sin morderme ni uno ni medio! Y aunque os parezca un tiempo de mierda para mi es todo un logro y si no me creéis preguntadle a alguien que se muerda las uñas, ¿cuánto tiempo ha podido estar evitándolo?

Y ya no es dejar de roerse los dedos o dejar de morderse las uñas, es dejar de beber alcohol, dejar cualquier vicio, dejar de comer tanta comida basura, dejar de perder el tiempo en cantidades industriales, dejar de olvidarse de los sentimientos o dejar de  miles de cosas que os parezcan malas para vuestra vida, porque aunque estas ya se pasen de ser manías son las cosas buenas para poder autodisciplinarse. Deja de hacerlas y demuéstrate que puedes controlarte a ti mismo. Que de eso va la autodisciplina, ¿no?

"Quien puede anteponerse a sus vicios puede anteponerse a todo. Y no le teme a nada."   -S.O.

Yo solo quería contaros que estoy dejando una manía muy fea.

Con muchíííísimo amor,
A.




No hay comentarios:

Publicar un comentario