27.12.14

El odio que nos une

No tenía pensado escribir esto ahora. No tenía pensado escribir hoy, pero es que a veces veo cosas super random por ahí y me hierve la sangre, os lo juro.

Vamos a ver, desde luego se necesita un poco de inspiración para escribir y a veces a mi me entra gracias a la rabia, al odio, a las ganas de estrujaros la cabeza y desear que vuestros padres os hubiesen dado algún que otro bofetón a tiempo. ¡¿EN QUÉ PENSÁIS CUANDO HACÉIS LAS COSAS PARA HACER DAÑO?!, ¿EN QUÉ COÑO PENSÁIS? 

Me encantaría que después del tostón que voy a soltar a alguien le entrase el gusanillo de la reflexión y se pensase las cosas al menos un par de veces antes de hacerlas y si no las pensáis que al menos podáis poner la escusa de que vais borrachos o drogados... 

A veces, por lo que sea, tenemos una relación turbia con algunas personas, por lo que sea, que motivos en este mundo para hacer el mal, sobran. Y yo no tengo ni idea de como funcionáis, pero sé de sobra como funciono yo. Yo no me siento bien cuando estoy mal con una persona. No estoy agusto cuando tengo que soportar esas miraditas de "te odio, puta". No. No me gusta estar en esa situación. Pero es que tampoco me gusta ser quien mira así, no me gusta que el odio sea el hilo que me une con esa persona que por lo que sea, me ha hecho daño o yo se lo estoy haciendo a ella. Es uno de los peores sentimientos que se pueden tener. 

Y si hay alguien que se siente cómodo en estas situaciones, te aplaudo, satanás está mayor para seguir haciendo este tipo de trabajos. 

¿Cuándo veis una herida que no para de sangrar y sangrar y sangrar, os encanta meter el dedo hasta el nudillo, verdad? Os encanta... Cuando el fin de vuestros actos es única y exclusivamente hacer daño, no consigo encontrar una palabra para definiros. 


No me gusta sentir odio, no me gusta que sientan odio por mi. No me gusta sentir envidia de nadie ni me gusta respaldarme en "esa me tiene envidia" para engañarme a mi misma y no reconocer mis errores. 
Porque si, chati. Cuando te respaldas en la envidia lo único que haces es engañarte a ti misma, poca gente siente envidia de alguien que le es absolutamente indiferente. 

Así que si haces daño a sabiendas y por puro gusto, que sepas que te estás uniendo, sin querer, a la persona a la que se lo haces, porque aunque te joda, el odio une y mucho más que otros sentimientos. Y eso es así. Y si existen dos polos totalmente opuestos y tu estás en medio, apártate que lo único que haces es molestar y perjudicarte a ti mismo, porque siempre que hay dos polos, hay gente posicionada en ambos lados y el medio es el peor sitio para estar, enemigo de ambos.

Por favor, ya vale, dejad de buscar heridas, dejad de abrirlas, dejad de meter el dedo hasta el fondo. Ocuparos de vuestros problemas, que seguro que no son pocos y dejad vivir a la gente tranquila. Hakuna Matata, titis.

Si alguien os da problemas, si estáis en el otro bando, si quieren haceros daño una y otra vez, indiferencia. Es lo mejor para vuestros corazones y para el de la gente que os rodea. La indiferencia endurece el corazón y es capaz de eliminar cualquier rastro de afecto. Y es que, os prometo, que a veces la indiferencia hace más daño a quien te declara la guerra que seguirle el juego y acabar perdiendo los dos.

"La indiferencia hace sabios y la insensibilidad monstruos." - Denis Diderot

Deja de perdonar una y otra vez, las segundas partes nunca fueron buenas y las terceras, cuartas, quintas,... ¡fueron horribles! Así que no te engañes y perdona hasta donde se puede perdonar, pero no seas tonta.

Hoy solo le mando amor a quien se lo merece. Si esto sirve para que alguien pida perdón o retire sus malos actos, a esas personas os mando todo mi amor, porque por lo menos esto habrá servido para algo más que para desahogarme.
A.



No hay comentarios:

Publicar un comentario