12.2.15

Disfruta con lo que venga

Parece mentira, o me tratan de loca, cuando solo con 20 años digo que tengo miedo del poco tiempo que me queda de vida. Nunca me había parado a pensarlo hasta hace unos meses cuando me dí cuenta de todo lo que hay que trabajar, todo lo que hay que hacer por "obligación" y el poquito tiempo que queda para vivir. Creo que me quedan otros 20 años de locura, a no ser que se tuerza el camino y las cosas no vayan como me gustaría, pero al fin y al cabo, unos 20 años hasta que quiera sentar la cabeza. Y me asusta pensar que en realidad va a ser bastante menos. 
Quiero aprender a volar, quiero vivir en Madrid, Londres y México, quiero ser una gran economista, quiero ser artista y diseñadora gráfica. Quiero que hagan una serie/película sobre mi vida, quiero que algún día todo el mundo conozca a fondo mis idas y venidas. Quiero tener un perro y poder cuidarle, porque a día de hoy ya me cuesta bastante cuidar de mi misma, quiero una iguana y puede que un caballo. Quiero alquilar una caravana y conducir de principio a fin la ruta 66. Quiero nadar en California y pasar una noche de San Juan en Baleares. Quiero un verano Estrella Damm. Quiero bajar a Málaga y ver si me gusta escalar. Quiero ser Mario Vaquerizo una semana. Quiero ser camarera de cualquier bar estilo irlandés, quiero conocer gente que no tenga nada que ver conmigo y empezar una gran aventura. Quiero unas vacaciones en Jamaica. Quiero casarme con un argentino y con un italiano. Quiero tantas otras miles de cosas que sé que 20 años no son suficientes.

Me da miedo pensar que no voy a poder hacer realidad todas esas cosas que se me han pasado por la cabeza alguna vez, o un millón de veces. 




La única solución que se me ocurre es disfrutar al máximo cada día y no desaprovechar ni una sola oportunidad que se me presente en la vida. Y cuando me puse hace un mes a crear mi lista de propósitos de año nuevo me dí cuenta de que para más de la mitad iba a necesitar más tiempo que un solo año. Así que la lista se fue a la basura y solo quedaron dos pequeños grandes guiones para 2015;
- Aprender a volar
- Salir de mi zona de confort
He de decir que la primera se ha pospuesto a 2016 por razones económicas, pero ya se están zanjando cosillas que necesito para llevarlo a cabo y más ganas no puedo tener. A pesar de faltar más de un año para empezar no puedo evitar sentirme nerviosísima a día de hoy y desde hace algo más de un mes.


Me quedo con un solo guión y llevando solo un mes y 12 días desde que empezamos el año ya puedo sentirme orgullosa de haber empezado a cumplir. No voy a comentar nada más que luego to se sae.

Churris, estoy muy muy emocionada con todo lo que se me propone y me hace feliz pensar que aunque podría estar haciendo otras cosas que me apetecen un montón, no puedo tener quinientas vidas al mismo tiempo y viviendo esta, soy feliz. Eso si, si alguien quiere proponerme una nueva aventura, estoy abierta a cualquier sugerencia. Y si otro alguien quiere invitarme a salir de mi zona de confort que no le quepa duda de que mi respuesta va a ser SI.

Sé que voy a poder con lo que venga y sé que aunque sea difícil voy a intentar luchar por todos esos sueños que alguna vez he tenido y por todos los que se me vengan a la mente algún día. Y de momento, día a día, poco a poco, voy a ir saboreando lo que se me ponga por delante para dentro de 20 años, sentarme y pensar, "Joder, he disfrutado de mi vida y ha merecido la pena". Ojalá todos podáis hacer lo mismo.

Con muchísimo amor,
A.


No hay comentarios:

Publicar un comentario