24.2.15

El hilo

No puedo decir más, fue un antes y un después en mi vida. Probablemente es por él quien soy hoy.

Fue un punto de inflexión, paso de todo a nada, de ahora si, a ahora no, esto y mañana lo otro y me volví loca, bipolar. Y no voy a decir que me arrepiento, porque realmente no lo hago. Y para que voy a mentirme y engañarme a mi misma, si a veces, por un segundo, solo me acuerdo de lo bueno. Eso si, en el siguiente segundo me lleno de odio y rabia. 
Si ahora mismo te tuviese delante no sé ni como reaccionaría, me gusta pensar que sería capaz de escupirte en la cara, pero los dos sabemos que eso jamás sucederá. ¿Ves? Me vuelvo loca pensando estas cosas. Las pienso mucho más de lo que me gustaría. Y eso era un ejemplo, porque anda que no paso horas divagando en mi cabeza... Ojalá se pudiesen borrar algunas cosas de la memoria, ¿no?

Estamos unidos por hilos transparentes a todas y cada una de las personas que han formado parte - por breve que haya sido su participación - en nuestras vidas. Y a veces vas andando por la calle y al girar en la esquina el hilo se queda enganchado a la farola. Y lo que no tenía que estar unido, se enreda en la farola más tiempo de lo que era necesario. Y no hay más remedio que tirar y tirar para soltarlo, hasta que se rompe. Y cuando se rompe, la única forma de volver a unirlo es atarlo. 
Te puede quedar un nudo de puta madre, de esos super difíciles de hacer, de los que hay que seguir las instrucciones en un libro, un nudo de esos de rudo marinero. Y bueno, esto no suele pasar, la mayoría de la gente no llegamos más allá de un nudo de los zapatos. Pero la verdad es que en cualquier momento lo podemos necesitar, y aprenderemos a hacer nudos por pasión.
También, te puede quedar un nudo apañao, que te dure al menos hasta llegar a tu destino. Irás viendo que se va soltando por el camino, pero mientras haga su función y no te obligue a tropezar, no merece la pena parar para hacerlo más fuerte.
Y a veces, bueno, en realidad la mayoría de las veces, con las prisas - porque recuerda todo el rato que llevas intentando soltar el hilo de la puñetera farola - haces un nudo flojillo. Un paso te va a durar el nudo. Y además, de mala hostia, que estás perdiendo el tiempo en algo que sinceramente, si no te has tomado el tiempo necesario para leer el manual de nudos super difíciles de hacer, no te interesa prácticamente nada. Ni te molestes, sal corriendo de ahí.

Así que me acuerdo de ti y pienso, ¿por qué nuestro hilo sólo se rasgó?

Con muchísimo amor,
A.


2 comentarios:

  1. Churris, ya que os pasáis por el blog, si bajáis hasta abajo de la entrada y veis este comentario, porfiiiii, perded 5 minutos de vuestro valiosísimo tiempo en contestar a esta encuesta: https://www.onlineencuesta.com/s/f88bfcf, hacedme ese favorcillo :)
    Muchísimos besotes y amor, A.

    ResponderEliminar