28.4.15

Calmando a la fiera

La mayoría de los que leáis esto no vais a tener ni idea de lo que es pasarse una tarde entera, espera que repito, ENTERA, haciendo un ejercicio de Microeconomía IV. Un puto ejercicio de fusión de empresas, de los que el año pasado hice como un millón, de los que lo lees y dices, "bah, en 5 minutos hecho, que es de los facilitos". Si, uno de esos que te pones y el apartado a) te sale de puta madre y cuando empiezas con el b) pasa la primera hora y después otra y empiezas a ponerte nerviosa porque te salen precios negativos y sabes que eso no puede ser y esta mal. Decides arrugar la hoja y empezar otra vez porque ya estás con la cabeza saturada de repasar y repasar las putas derivadas, que debo de ser gilipollas.. y eso, que me he pasado toda la tarde haciendo un ejercicio de micro hasta que, a las 10 de la noche, he decidido levantarme e irme a hacer la cena y a la cama porque espero que se cumpla lo de "mañana será otro día". Pero que pasa, que estoy de muy mala hostia.

Y es que me revienta ponerme a hacer algo y que no me salga a la primera o como mucho a la segunda. Que soy de mecha corta y de poca paciencia. Y eso es lo que nos pasa a los que somos de nivel 20 (para mi el nivel máximo) de impaciencia. ¿Cómo? ¿qué? que salto a la mínima. Y sólo falta que cuando te estás preparando una cena de esas que te quitan todos los males - porque comer es el mayor de los placeres de esta vida - ves que te falta uno de los ingredientes principales y te cagas en todo lo cagable porque es tardísimo para salir a comprar. ¿A comprar a dónde? Si es que soy imbécil.

Y después de todo sólo queda el momento en el que se te pasa. Para esto hay dos tipos de personas. En primer lugar las que están enfadadas de verdad, de verdad de la buena, y se cabrean con el mundo entero. No se les puede decir nada porque, alabado sea el señor la que te puede caer como les digas cualquier tontería, por pequeña que sea. Y en segundo lugar están, los que como yo, se sientan 5 minutos en la cama, preparados para odiar al mundo, recordando toooooodo lo que les ha salido mal en el día. Y ya está. Se les pasa. Después de la tormenta de diez minutos de colapso cerebral, llega la calma, con un super arcoiris de colores y "Silvia, dame un abrazo que me he enfadado muchísimo".

Estoy escribiendo sin sentido alguno y según se me pasa todo por la cabeza. Ya lo siento por las posibles faltas de ortografía y la falta o mala colocación de nexos y sin sentidos.

Ale, con Dios, que ya se me ha pasado y contarlo me ha venido de maravilla.
Besis de fresi.
A.


Lo de la foto del tío bueno es por calmar los nervios y eso...

1 comentario:

  1. Gran post ! :)
    Yo también soy de mecha corta y lo mejor es poder desahogarse una porque sino mal mal..
    La foto del tío bueno me parece genial jajajajaja alegrando la vista
    Besos guapa
    http://elsentirdelamoda.blogspot.com

    ResponderEliminar