2.5.15

Anteponer.

"Jamás cambies lo que más has querido en la vida por lo que deseas en el momento".


Estaba pensando en lo enamorada y ciega que estaba a la vez. Estaba pensando en el tiempo que tuvo que pasar hasta que se cayó la venda que cubría mis ojos. Estaba pensando en que no fui capaz de darme cuenta. Y me arrepentí, me arrepentí de pasar tanto tiempo alejada. Me arrepentí de no haber vivido tantos momentos que ahora cuenta con una sonrisa. Me arrepentí de no haber estado a su lado y de haber elegido lo que elegí. Me arrepentí de mucho y al final lo confesé. 
Y solo fue capaz de decirme "ya sabes lo que tienes que anteponer la próxima vez".

Y pasó el tiempo, y me volví a enamorar. Esta vez tuve en cuenta lo que me dijo y seguí a su lado a pesar de haberme enamorado de otra persona. Y supe compaginar ambas. Hasta que tuve que volver a elegir. Y no sé si me habré vuelto a equivocar, pero he vuelto a perderme todos esos momentos que ha seguido viviendo sin mi. He vuelto a perderme sus aventuras. Me he perdido todas esas historias que sigue contando mientras sonríe. Me he perdido todas esas cosas que no quería perderme. 

Y ahora pienso en todos los feos que le hice, en la cantidad de veces que me invitó a cenar, en todas las veces que le dije que no, hasta que mi novio antepuso otras cosas a mi, y tuve que volver con el rabo entre las piernas a pedir perdón y un pedazo de esa pizza que le encanta. Pienso en todas las veces que me invitó a salir de fiesta y en todas las que le dije que no para estar con el amor de mi vida. Pienso en como me contaba todas y cada una de esas noches y en la rabia que me daba habérmelo perdido. Por supuesto que siempre le contestaba "la próxima no me la pierdo por nada del mundo". Pero como siempre, anteponía a mi pareja a todas esas cosas que me proponía. Y ahora, ahora ni siquiera sé si está bien. 

Ahora ha encontrado a otra persona. O a otras, ya ni lo sé. No lo sé porque no soy la primera a la que le escribe por las mañanas para contarle qué tal le ha ido. No soy ese hombro sobre el que llorar. No soy más que una vieja amiga con la que tiene grandes buenos recuerdos de otro tiempo en el que era mi prioridad.

Y sé que estará ahí si lo necesito. Sé que cuando la persona con la que comparto mis días deje de estar ahí, tendré donde ir. Sé que tendré que explicarle millones de cosas y sé que le costará perdonarme por volver a hacer lo mismo. Esta vez sin un "ya sabes lo que tienes que anteponer la próxima vez".


Con muchísimo amor,
A.


2 comentarios:

  1. Ese fue tu gran problema nunca valoraste lo que tenías en su momento. Espero que ahora lo hagas y que prediques a cerca de lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Solo quería contestarte para decirte que este texto no está escrito en base a una experiencia personal. Está contado desde el punto de vista de otra persona.
      A.

      Eliminar