17.5.15

Operación bikini

Hola titis! Os tengo super abandonados últimamente, pero se acercan los exámenes finales y la universidad acapara todo mi tiempo. ¡Todo sea por un verano sin septiembre!

Llevo varios días pensando cómo escribir esto y cómo enfocarlo sin que muchos digáis, esta tía es gilipollas. Que estoy segura que más de uno lo diréis... Bueno, el caso es que se acerca el verano, queda poco más de un mes y yo creo que más de la mitad de este país estamos obsesionadas y obsesionados con la operación bikini. Y la otra mitad está obsesionada con hacernos creer que estamos locos por intentar tener un cuerpo "mejor".

¿Qué es un cuerpo mejor? Un cuerpo mejor no es estar más delgada o más delgado, un cuerpo mejor es un cuerpo que miras y piensas "está sano". Exacto, sano, no anorexia, no obesidad, porque tan malo es un extremo como el otro. Y a los que os da pereza llevar una buena alimentación y una vida saludable os encanta criticarlo. Y os juro que yo no consigo entenderlo. He sido flaca toda mi vida, me han llamado flaca toda mi vida, he comido mal, muy mal, y no he engordado, porque mi constitución no me lo permite. Y entiendo que haya personas que les pase exactamente lo contrario. Y tanto los flacos critican a los gordos, como los gordos critican a los flacos. Ambos creemos que el otro lleva una vida que no es buena. Nunca me he negado una cerveza, o dos o tres, o las que caigan. Nunca le he dicho no a un McDonald's. Nunca he preferido la ensalada a cualquier otra cosa. Bebo la cocacola clásica porque me parece que la light y la zero no tienen nada que ver. Y estoy delgada, flaca o como queráis decirlo. Y sí, se que hay gente que no se permite todas estas cosas por miedo a que le salga un michelín y jamás diré que un michelín no represente la felicidad, porque realmente lo hace. La comida es el mayor placer de esté mundo. Así que desde aquí, quiero pedir por favor, que dejéis de criticar a las flacas por el simple hecho de ser flacas, si no las conocéis y no tenéis ni idea de que hábitos de vida llevan. Obvio que si conocéis a una chica que no come, le digáis, oye titi, así no eh! Pero a las demás dejadnos en paz.

Mi operación bikini consiste en no comer tanta carne roja, añadir algún que otro aguacate a la comida y un par de piezas de fruta, sustituir el café por té verde y beber al menos dos litros de agua al día. Realmente hay recetas super sanas que están mucho más buenas que cualquier congelado frito del Mercadona. Lo hago todos los años por estas fechas desde que vivo fuera de casa. No adelgazo, porque no reduzco la cantidad de comida ni me privo de otras cosas que me encantan y me mantienen en mi peso. Pero suelo tener granitos en la espalda, de esta forma consigo que se vayan. Tengo la piel más sana cambiando cuatro cosas de mi dieta prácticamente insignificantes. Brilla más y la tengo más suave. Y ya está. No tengo anorexia ni estoy loca. Repito, por favor, dejad de pensar que estar delgada es malo, porque no lo es.



Y respecto a todas las que cogéis a las modelos de Victoria's Secret para decir, "uuuuh mira que delgadas, promueven la anorexia". Hace años podíais utilizar este argumento como escusa para no llevar una buena alimentación y no hacer absolutamente nada de deporte. Pero ahora no. Cuando queráis ver el último desfile, fijaos en sus piernas y sus abdominales. Estas chicas se revientan en el gimnasio, y para aguantar esto han de comer bien. Os encantaría estar la mitad de sanas que ellas y lo sabéis, y quien diga que no, MIENTE. Ya no se lleva el no comer, ahora se lleva la vida fitness y contra eso no hay argumento válido, porque realmente es cuidarte todo lo que puedas y más.

Ya está, solo era eso. Ánimo a todo aquel que quiera a cambiar cuatro cosas de su dieta que le lleven a estar más "sano" sin disminuir la cantidad que ingiere al día y sin hacer apenas deporte. Y ya me contaréis qué tal. Pero no dejéis que por hacer eso nadie os diga que estáis enfermos.

Con muchísimo amor,
A.



No hay comentarios:

Publicar un comentario