16.11.15

Hoy no me puedo dormir

Hoy no me puedo dormir. Aquí estoy, desveladísima. Llevo quince minutos pensando, abrazada a la almohada. Pensando en mis tonterías, en mis rayadas, en mi. Ya no hablamos de problemas del primer mundo, hablamos de problemas de una rubia que se aburre porque no se puede dormir. Joder. Y es que cuando estoy así en la cama es cuando más cosas se me ocurren para escribir. Supongo que mi insomnio es sinónimo de inspiración.
No me puedo dormir porque se me ha encendido la bombillita y me he puesto a rallarme porque yo soy así de guay. Vaya, que me voy a desahogar ahora mismo, si lo quieres leer bien, no daré nombres, si no pues agur, gracias por visitarme, prometo que otro día escribiré sobre algo más emocionante que te guste leer.

¿No os ha pasado nunca que habéis estado mucho tiempo esperando algo, y con mucho tiempo me refiero a mucho tiempo, no a dos horas para entrar en la consulta del médico, y al final habéis perdido completamente el interés en ese algo?
Pues a mi me pasa. Me pasa mucho. Me pasa más a menudo que a cualquiera. De hecho, no conozco a nadie que pierda tan rápido el interés en algo que le importa como lo pierdo yo.

El meollo de la cuestión es que muchas veces me acuerdo de, llamémosle Z, que he dicho que no iba a dar nombres y la X ya la tengo ocupada. Y pienso en Z. Y a veces me gustaría tener más cerca a Z de lo que lo tengo en realidad. Bueno, es que en realidad Z está muy lejos, no tanto como para que sea imposible volver a verle, pero lejos de lo que es mi actividad diaria. A veces siento que echo de menos a Z y pienso, pero Andrea, ¿eres tonta o qué te pasa? ¿cómo vas a echar de menos algo que no ha existido nunca? Pues si, últimamente echaba de menos a Z. 
Hoy me he dado cuenta de que hacía tiempo que no pensaba en Z. Hasta esta noche.
Y me he enfadado. Me he enfadado mucho y por su culpa no puedo dormir. Z, ahora mismo te estoy odiando.
He estado idealizando a Z todos estos años, he estado pensando en Z como si fuese la persona perfecta para mi. Igual es por Z por lo que ya no quiero enamorarme nunca más si no es de alguien como él. Ahora mismo estoy diciendo tonterías, Z no tiene nada que ver con mi abandono del amor. Pero ¿y si lo tuviese? ¡Ay, Z, cómo me estás dando por culo esta noche!
Z me ha escrito. Z no me escribe nunca si no le escribo yo. Y me ha contado cosas que no se le pueden contar a una chica que piensa que eres el hombre perfecto. Sé que no lo es, pero llevo tanto tiempo pensando que si, que es difícil volver a pensar que no. Z me ha dicho - Z cuando leas esto sabrás que hablo de ti y no quiero que malinterpretes nada - "anoche pude estar con muchas y no estuve con ninguna". ¿Qué cojones pretendes diciéndome eso, Z?
Hombres sobre la faz de la tierra, "anoche pude estar con muchas y no estuve con ninguna y hoy te escribo para que veas que me acuerdo de ti" es una mala idea. NO LO HAGÁIS.
No lo hagáis porque hay chicas que se hacen ilusiones, no es mi caso, pero las hay. No prometáis amor, ni intentéis lanzarlo con indirectas. - Z, se que tu no intentabas lanzar nada, pero hay tíos que si lo hacen y está feo -.

Z, siempre he pensado en ti como mi media naranja - ¡qué cursi puedo llegar a ser! - nunca te lo he dicho, pero siempre lo he pensado. Y creo que aunque no te lo haya dicho tú lo sabías. Y si no lo sabías, ya lo sabes. Nunca he hecho nada que te hiciese darte cuenta de ello, aunque más de una vez lo he insinuado, un poquito. Me gusta mucho cuando nos acordamos de momentos que hemos pasado juntos, que han sido muy poquitos pero ninguno de los dos nos hemos olvidado de ellos, bueno, más o menos, que ha pasado ya mucho tiempo. ¿Ves? Por estas cositas siempre he pensado que eras ideal para mi, aunque siempre me has dejado claro que eres el típico capullo integral que odio -es mentira, me encanta -. 
Joder Z, en realidad no te quiero en mi vida. Me gusta tal y como es ahora mismo. Igual por eso tengo miedo de verte, por si cambias algo. Lo dudo, pero ahí está la posibilidad. ¿Y si te veo y me enamoro locamente de ti? Risah. Así que aquí estoy, pidiéndote que nos veamos y huyendo de cualquier posibilidad de encontrarme contigo. Estoy fatal de la cabeza.

Z, dudo mucho que tú y yo algún día lleguemos a algo juntos, porque te he idealizado y seguramente ese mismo día se me caiga un mito, pero por si acaso, Z, el día que te aburras de ser libre, escríbeme, por si para entonces me he aburrido yo también.

Con mucho amor y poco sueño,
A.


No hay comentarios:

Publicar un comentario