6.11.15

Te echo de menos

"Jo Andriu, aunque ahora cuando nos vemos me dedique a reprocharte todo lo que haces y buscar guerra contigo, tía, te echo mucho de menos, echo de menos escuchar un plan imposible cada día, que seas obsesiva con todo lo que haces hasta lo que lo consigues y te cansas, que alguien me diga cosas sin sentido constantemente, echo de menos tu armario. También echo de menos cuando estoy indecisa porque no sé que ponerme o por cualquier cosa, ya no puedo preguntarte y hacer directamente lo que eliges, aunque ni siquiera me hayas mirado ni escuchado."

¡Qué bonito cuando alguien se enamora de tus defectos y los echa más de menos que tus virtudes!

Creo que eres la persona que mejor me conoce en este mundo, creo que tengo que darle las gracias a los papás por haberme regalado una hermana como tú, porque con tus cosas, igual que yo, estoy enamorada de ti.

Echo de menos despertarme y ver un zombie en la cocina, metiéndose café en vena para resucitar. Echo de menos despertarme, ir a desayunar y cagarme en todo porque tengo que fregar tu taza de café. Echo de menos volver a casa y encontrarte tirada en el sofá, esperándome, para discutir sobre qué vamos a comer. Echo de menos quejarme porque no quiero huevos fritos, ni croquetas, ni alcachofas con jamón. Echo de menos que alguien me diga lo que tengo que comer porque "estás obsesionada, tía". 
Echo de menos las prisas los martes y los jueves porque ya nadie se tiene que ir corriendo a danza del vientre. Echo de menos tu camiseta rosa del gimnasio, eso sí, duermo con tu pantalón corto, muy muy corto y ajustado. Echo de menos tener ganas de salir a dar un paseo y que estuvieses siempre dispuesta a acompañarme. Echo de menos las conversaciones por el parque grande sobre la vida y nuestra manera de resolver los problemas del mundo en cinco minutos.
Echo de menos ver la tele contigo y explicarte las cosas de economía que salen en el telediario. Echo de menos tener a alguien a quien comerle la cabeza con mis ideas, que aunque suelan ser una locura, siempre me dabas la razón en todo.
Echo de menos las noches que tenías miedo y te venías a dormir conmigo. Echo de menos que me despertase tu despertador dos horas antes de que sonase el mío. Echo de menos discutir por ir al mercadona porque te daba vergüenza ir sola con el carrito. Echo de menos los tickets de la compra en la nevera y las veces y veces que recontabas lo que me gastaba para ver si te estaba timando y me pagases más de lo que yo te tenía que pagar a ti. 
Echo de menos lo estresada que estabas antes de un examen y cuando estaba en la cama y venías con mil hojas de anatomía para que te preguntase la lección. Siempre te la sabías, pero volvías una y otra vez para repasar. 
Echo de menos celebrar los aprobados y decirte lo poco que importa suspender un examen. Echo de menos tener a alguien de fondo cuando grababa un snapchat. Echo de menos acosarte para grabarte haciendo el lelo.
Echo de menos cuando dibujabas cosas para plasmarlas en una cartera de cuero, y cuando venías lloriqueando porque te habías agujereado un dedo con el taladro de clase. 
Echo de menos la escoba en la entrada de casa, porque era una mierda el recogedor y estaba mucho mejor ahí. Echo de menos encontrarme la bolsa de la basura en la puerta con la intención de que bajase a tirarla, siempre me hacía la loca y acababas bajándola tú. Echo de menos cuando me perseguías para que fregase los platos.
Echo de menos volver de la universidad por la tarde y encontrarte en la siesta. Echo de menos no tener a nadie de quien quejarme a mamá. Echo de menos ir a buscarte al tren los domingos.
Echo de menos muchísimas cosas más, pero puedo resumirlas diciendo que te echo de menos a ti.

Gracias por ser la mejor compañera de piso que he tenido y tendré en la vida. Pero ten por seguro que el año pasado no fue el último año que vivimos juntas, mano a mano. Todavía nos quedan muchísimas cosas que compartir, muchísimos recuerdos que archivar y miles de anécdotas que contar.

Te quiero mucho, Silvia.

Con un montón de amor de hermana mayor, A.


No hay comentarios:

Publicar un comentario