26.12.15

Por los que nos hacen sonreír

¿Sabéis esas personas que siempre, SIEMPRE, están felices? Esas personas que cuando estás de bajón siempre consiguen sacarte una sonrisa, que cuando no quieres seguir tiran de ti sin recibir nada a cambio, que siempre tienen algo bueno que decir. Esas personas que te enseñan a ver el lado positivo de las cosas. Esas personas a las que nunca has visto venirse abajo. 

Pues tengo una noticia. Esas personas a veces se derrumban, lloran y no quieren tirar de nadie, ni de ellos mismos. Aunque se aguanten las lagrimas con todas sus fuerzas, se les haga un nudo en la garganta y les tiemble el labio, a veces, no se puede controlar. 

Esa tía o ese tío en el que estás pensando, porque espero que estés pensando en alguien y haya una persona así en tu vida, son necesarios y son lo más mejor que te puedas encontrar. Bien, pues esa o ese siempre te ha dicho que no puedes estar triste por suspender un examen, por no pasar una entrevista de trabajo, porque te haya dejado tu novio o porque tu amiga haya contado tu secreto. Y no, no puedes. Porque son cosas que realmente no tienen la importancia tan grande que les damos. Así que si no tienes a alguien así en tu vida, no pasa nada, ya te digo yo todas esas cosas. Cuando te pase algo que te ponga un poco triste, o te den ganas de llorar. Cuando algo te agobie, te haga tener miedo de qué pasará o te ponga muy muy nervioso. Piensa que hay cosas en la vida que son realmente importantes. Y esas cosas son la familia. O aquellas personas a las que tu consideres familia. Y las cosas que le afecten a la familia. Y si la familia está bien, qué más da como esté lo demás. 

Bueno, pues resulta que esa persona que siempre ha estado animándote, motivándote, haciéndote sonreír cuando estabas llorando, a veces, se derrumba.
¿Sabes por qué? Porque tiene miedo de decepcionar a alguien muy importante. Se siente presionada. Siente que hay alguien que piensa que es capaz de hacerlo absolutamente todo y tiene miedo de fallarle. Cuando alguien tiene grandes expectativas puestas en ti y ese alguien es una parte fundamental en tu vida es normal estar asustado y sentir que tus decisiones no van a ser lo suficientemente buenas como para que esa persona se sienta orgullosa de ti. 
Entonces esa persona piensa, y piensa en si realmente quiere tomar decisiones para no decepcionar o para ser feliz haciendo lo que le hace feliz. Y también piensa en si las toma porque las quiere tomar o porque no se siente capaz de llegar a ser lo que se espera que sea. 
Yo no sé si esa persona puede ser todo lo que se proponga, porque aunque parezca fuerte, en el fondo, todos tenemos nuestros puntos débiles, aunque nos empeñemos en esconderlos y no dejar que nadie los vea. Pero sé que esa persona tiene sus propias metas. Metas que quizá para otros sean estúpidas. Pero metas que le hacen feliz. 
Así que mi consejo para esa persona es que luche por lo que quiere. Que luche como la campeona que es. Que se esfuerce en cuerpo y alma, porque quizá no sea la mejor médico, la mejor broker, la mejor arquitecta o la mejor inventora de vacunas para salvar a la humanidad, pero sé que será la mejor hermana, la mejor hija, la mejor amiga que se pueda tener y mientras siga haciendo sonreír a todos los que tiene alrededor es más que suficiente. 

El día 31 voy a brindar por todas esas personas que nunca pierden la sonrisa y además te la contagian. Por todos los que parece que están locos y realmente son a quien más necesitas a tu lado. Por los que persiguen sus sueños aunque no sea lo que se espera de ellos. Por los que piensan que nunca es tarde y por los que aprenden de sus errores. 

Con muchísimo amor,
A.



No hay comentarios:

Publicar un comentario