2.1.16

Dos mil dieciséis

Querido diario, 

Me alegra mucho estar escribiéndote un año más, aunque a veces te odie y desee cerrarte porque muchas cosas que me gustaría contarte no se pueden publicar. Y muchas otras las tenga que escribir sin inspiración y sobre cosas que méh... Pero eres mi parte pública favorita, mi favo de las redes después de instagram, por supuesto. 

Este año no he hecho balance, ¿sabes por qué? porque después de mis 17 años, creo que este año ha sido el mejor sin duda alguna. No sé muy bien cual es la razón, porque este verano me ha tocado currar, he estado super liada con la universidad - ¡Ay joder, que es mi último año! -, no he tenido unas vacaciones como tal y he vivido en  mi mundo más que nunca, pero...
He disfrutado al máximo todos y cada unos de los momentos junto a mi familia y amigas, lo he dado todo todito en todas las fiestas en las que he estado con mis PinkLadies, las he querido mucho, mucho, muchísimo. He hecho muchas locuras de las que luego he tenido que volver pidiendo perdón y lo he pedido de corazón. He sido buena con el karma y el karma me ha respetado, al menos estos últimos meses. He sonreído todos y cada uno de los días de este año y una grandísima parte de todas esas sonrisas han sido culpa de mis compañeros economistas. No me creo aún la suerte que tuve de caer en ese grupo ni lo afortunada que soy por tenerlos en mi vida, aunque estos meses vayan a ser los últimos que nos quedan de vernos el careto todos los días y a todas horas. Tendré que seguir disfrutándolos como he hecho hasta ahora. 
Este año también he convertido a un conocido en un amigo de esos que quieres tener siempre a tu lado. Sé que hay mucha gente que lee este diario, o me sigue en Facebook o instagram y piensa que Daniel es mi novio. Daniel es mi novio sin ser mi novio. Ya sabéis lo que pienso yo del amor y Daniel me entiende, me apoya, me aconseja, a veces me pone tan nerviosa que no quiero volver a hablarle nunca jamás, y otras le quiero tanto que me esposaría a él para siempre. Daniel me conoce muy bien, a veces me conoce tan bien que hasta me asusta y por eso quiero que esté siempre conmigo, me alaga que penséis que somos pareja porque es tan bueno que si yo creyese en el amor ya os lo habría quitado del mercado chicas.
Luego tengo a mi gente de Utrilla, con los que cada vez vivo más y más momentos. Sobre todo con Jorge, que durante todo el año me ha acogido en Madrid y yo a él en Zaragoza. Lleva a mi lado toda una vida y quiero que siga en ella hasta que seamos viejitos y nos muramos. Quiero seguir escuchando sus aventuras y vivirlas con él. 
Y también tengo a Jelen. Gracias por compartir el año conmigo y haber disfrutado todo lo que hemos podido juntas, ahora que te vas no sé que va a ser de mi, pero prometo contarte todas mis aventuras y visitarte allá a donde vayas, no solo este año, si no toda mi vida. Tengo la mejor hermana mayor que se puede tener.

Y ahora si que sí.

Querido diario:

El otro día fue 31 de Diciembre y lo pasé rodeada de las personas que más quiero en el mundo. Mi familia y mis mejores amigas, que para mi son como mi otra familia.
Ya es tradición ir al vermú y comer juntas para hacer el amigo invisible el último día del año. La última comida como Dios manda, entre cerveza, vino y muchas risas. ¿Por qué nos gusta tanto?.
Es el primer año, desde ni me acuerdo cuándo empezamos a jugar al amigo invisible, que ninguna sabe quién le regala a quién y eso, diario de mi corazón, es un gran logro. Se puede decir que es un síntoma de que nos hemos hecho mayores. ¿Sabes que otro síntoma tenemos?, que las resacas nos destruyen y devoran no sólo un día, si no dos o tres y nosotras nos creemos que aún tenemos 15 años y seguimos saliendo tres días seguidos como si cada uno de ellos fuese el último. Es por eso que amo a mis amigas, porque son unas salvajes. 


Este año me regalaba Ana. Y Ana ha pensado en ti y en toda la gente que me lee. También pensó en la obsesión que tengo últimamente por los unicornios - que es muy fuerte, sí - y me hizo el mejor regalo que os podáis imaginar, cumplía todos y cada uno de los requisitos para que un regalo me haga mucha mucha ilusión sea lo que sea: Que sea rosa, suave, y super cuqui. Y señoras y señores aquí tengo las cosas más rosas y brillantes por un lado, las más suaves y cuquis por otro y una gran amiga para siempre. ¡Muchas gracias, princesa! Te quiero mucho.



Y así, se hace de la última comida del año uno de los mejores momentos que recordar hasta el siguiente. 
Pero no solo vale con acabar el año con estas personajes, también hay que empezarlo y llevamos haciéndolo muchos muchos años - desde que nuestros padres empezaron a dejarnos salir en noche vieja - con muchas aventuras en una misma noche que no se pueden contar, hay que vivirlas - que grande sería un 21 días viviendo con las PinkLadies, agur vida de quien lo hiciese -.
Yo no sé si seremos así de amigas siempre, pero me gustaría y mucho. No conozco a nadie que hable tantas horas seguidas, tantos días y de tantas cosas. Nuestro grupo de whatsapp ya no es que eche fuego, es que ya es algo enfermizo, mires el móvil a la hora que lo mires siempre hay 200 mensajes en ese puto grupo. Si quieres estudiar o hacer algo que conlleve concentración tienes que salirte. Nos conocemos como si nos hubiésemos parido las unas a las otras, nos enfadamos como si estuviésemos casadas y nos queremos como si fuésemos hermanas. Ojalá toda mi vida esté inundada de recuerdos a vuestro lado.
¡Feliz 2016 de parte de esta rubia y de sus cinco mejores amigas en el universo!


Os deseo un año lleno de buenos ratos, con muchas risas y momentos de esos en los que se te para el corazón de felicidad. Os deseo un año lleno de abrazos con las personas que queréis, besos también, que se que os gustan, y cosas guarrindongas con quien queráis meter en vuestras camas. 
Os deseo mucha suerte con todos los nuevos proyectos que os hayáis planteado para este 2016 y que las cosas salgan tan bien como os merecéis que salgan. 
Sed buenos a veces y disfrutad el resto del tiempo.

Con mucho amor, 
A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario