2.3.16

Déjate llevar

"Dejarse llevar suena demasiado bien, jugar al azar, nunca saber donde puedes terminar. O empezar."

Te gusta engañarte pensando que puedes controlar lo que sientes. Te gusta tener el control de todas las situaciones de tu vida. Cuando algo cambia de repente, eres capaz de trazar un nuevo plan rapidísimamente, un plan que siempre te libra de todo lo negativo que pueda llegar a tu vida. 
No te gusta estar triste, ¿a quién le gusta? así que evitas todas las situaciones que te puedan provocar tristeza. No te gusta llorar, así que aguantas el nudo en la garganta hasta que puedes pensar en cosas alegres. No te gusta que te digan lo que tienes que hacer, así que te convences de que haces bien llevando la contraria. No te gusta que te digan que no eres capaz, así que lo haces. 

Y cuando menos te lo esperas, aparece algo o alguien que te hace dejarte llevar. Y que sea lo que tenga que ser. 

"El valor para marcharse, el miedo a llegar"

Quieres controlarlo, quieres saber qué sientes en cada momento, quieres saber cuándo parar, quieres tenerlo todo y tenerlo ya, pero sabes que las cosas cuando se hacen rápido, suelen salir mal. Así que relaja, tranquila, con calma. Poco a poco, sin correr. Déjate llevar.

No tengas miedo de sentir más de lo normal. No tengas miedo de hacerle caso, por una vez, a lo que el cuerpo te pide. Deja la cabeza a un lado. Llevas toda la vida pensando, planeando, decidiendo. De los errores se aprende, si te equivocas no pasa nada, el mundo no se va a acabar y cuando todo haya pasado estarás orgullosa y feliz de haberte dejado llevar, de haber sentido, de haber probado, de haber todo. 
#enjoythelittlethings y disfruta cada uno de los segundos de esta nueva aventura, los recuerdos felices siempre estarán ahí y todos sabemos que los principios son lo mejor del mundo. La ilusión, las ganas, el ansia, el deseo,... Todos los finales son un nuevo comienzo, no dejes escapar ni un solo minuto.

La vida tiene diferentes capítulos, un mal capítulo no significa el final de la historia. Las heridas se curan, se cierran y desaparecen de la piel, dejando una coraza por debajo que no te deja volver a repetir los mismos errores. Quítate la coraza y vuelve a intentarlo. Joder, déjate llevar.

Sálvese quien pueda.
A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario