9.3.16

¿Qué quieren las mujeres?

El gran problema de hoy en día es que toda mujer, igual que todo hombre, basa su idealización del hombre perfecto en la publicidad de las marcas, todas queremos un Beckham que nos prepare el desayuno, un Johnny Depp que nos sonría desde el otro lado de la cama o un Jon Kortajarena que nos lleve de la mano cada vez que salimos a la calle.
El segundo gran problema es que los hombres no famosos que físicamente se parecen a estos no están a la vuelta de la esquina esperando que llegues y les pidas su número de teléfono, y si lo están, tienen novia, lo que no es un problema si no eres celosa, o son gays. Si joder, casi todos son gays. Y lo entendemos, ¿cómo no les van a gustar este tipo de hombres a los propios hombres? 

Que no cunda el pánico 98% de la población masculina que físicamente estáis lejos de ser, algún día, parecidos a ellos. Las mujeres buscamos eso, generalizando obviamente, para un rato. Todavía no he conocido a ni un solo hombre físicamente "perfecto" que cumpla con lo realmente necesario para mantener una relación de más de siete días seguidos. 

Cuando una mujer se enamora, se pilla, se enchocha o como lo queráis llamar, está buscando a un hombre que, independientemente de su físico, cumpla con lo siguiente. Todas queremos a nuestro lado a un hombre seguro de si mismo, que tenga una buena actitud ante la vida, que sea optimista, que sepa lo que hace y por qué lo hace. Que sepa lo que quiere, que no se ande con medias tintas, un hombre que tenga los pensamientos claros. Un hombre que se quiera y se guste. Un hombre al que no haga falta alabar para que sepa lo que vale. 

Todas queremos un hombre que sepa escuchar, que esté dispuesto a escucharnos durante horas. Sí. Que escuche nuestros grandes problemas en la vida y también los pequeños e insignificantes. Un hombre que nos diga, "tranquila, todo va a ir bien", aunque sepa que todo está mal. Una persona a nuestro lado que se interese y preocupe por nosotras, que nos diga lo que queremos escuchar y que nos destroce el alma dándonos su opinión más sincera. Porque en eso consiste una relación, en escuchar, entender, apoyar, aconsejar y respetar lo más sinceramente posible. Todas queremos casarnos con nuestro mejor amigo, aunque aún no lo sepamos porque estamos buscando a Zac Efron versión española. 

Lo más importante. TODAS queremos un hombre que tenga cerebro. Sí. Sí. Rotundamente sí. Un hombre que se preocupe por saber más y más cada día, da igual sobre que, pero que tenga alguna curiosidad. Un hombre que después de tener una discusión se preocupe por informarse sobre el tema y recopilar argumentos a favor de sus opiniones en la vida. Un hombre que sepa sacarse las castañas del fuego de la manera más inteligente posible. Un hombre que te aporte cosas intelectualmente hablando. Cuantas más mejor. No nos gustan los hombres con cerebros vacíos. No nos gustan los hombres que no tienen conversación mas allá de temas cotidianos. No nos gustan los hombres sin intereses en la vida. Hombres, estudiad, no hace falta que tengáis una carrera, sed autodidactas. Preocupaos por saber, no sabéis lo sexy que puede llegar a ser. Un hombre inteligente estará siempre por delante de un cuerpazo. Siempre. Si no os gusta leer, y en mi opinión más personal esto es porque no habéis encontrado un tipo de literatura adecuado para vosotros, podéis ver documentales. Internet sirve para mucho más que para ojear el Marca y ver porno. Por favor, mantener el cuerpo en forma es realmente bueno, mantener el cerebro en sus plenas facultades es realmente necesario. No queremos hombres que nos corrijan constantemente, queremos hombres que nos enseñen. Queremos aprender de vosotros, pero no podemos hacerlo si no os preocupáis por conocer más y más cada día.

Queremos hombres que tengan sentido del humor, que se rían de si mismos y del mundo. Queremos hombres que sonrían, porque una sonrisa puede convertir un día de mierda en un gran día. Queremos hombres que sepan disfrutar de los pequeños detalles. No queremos hombres que nos mantengan, queremos hombres que trabajen para sentirse realizados. Queremos hombres dulces, sinceros, mimosos en su justa medida. No queremos que nadie se sienta inferior a nadie, queremos hombres que sepan y entiendan lo que es la igualdad.

No queremos un novio guapo universal, queremos un guapo de corazón, porque "no hay tío feo si tienes el corazón contento". 

Con mucho amor,
A.


No hay comentarios:

Publicar un comentario