10.4.16

Te echo (mucho) de menos los domingos

He tenido mucho tiempo para aprender a estar sola y estoy (casi) segura de que lo he conseguido. Pero los domingos... los domingos te necesito aquí conmigo.

Los domingos eran nuestro día de la semana, y lo seguirán siendo hasta que otra persona ocupe tu lugar, si es que algún día alguien consigue hacerme sentir que no hay agujas en el reloj, que el mundo se puede parar con un apretón de manos o preferir acariciar una espalda antes que el tacto de las sábanas en los pies nada más despertar. ¿Se te ocurre una sensación mejor?

¿Tú piensas en mí?, ¿existe alguien en el mundo que te haya hecho sentir como lo hacía yo?, ¿has vuelto a despertar a alguien entre cosquillas?, ¿a cuantas le has llevado el desayuno a la cama y curado a besos la fiebre?, ¿me echas de menos?, ¿qué haces los domingos?, ¿y si nunca volvemos a tener lo que teníamos?, ¿por qué no podemos volver atrás y seguir sin cometer todos los errores que cometimos?, ¿no tienes muchísimas ganas de abrazarme y quedarnos así, para siempre?, ¿tienes la culpa de que no crea en el amor?, ¿dónde estás? Necesito que vuelvas.

¿De qué me sirve conseguir todo lo que te prometí que conseguiría si no estás aquí para ver cómo lo hago? No sabes que difícil es no compartir contigo todas las victorias, no sabes lo que te echo de menos cuando necesito que me animes, quiero que vuelvas a tener fe ciega en mi. Quiero celebrar todo lo bueno contigo y también lo malo. 

Quiero dejar de buscarte en otras personas, en otros cuerpos y en otras cabezas. Quiero dejar de esperar que aparezca alguien que haga todo como lo hacías tú. Quiero decir "estoy agusto" y que sea de verdad. Quiero todas las horas que gastamos haciendo nada, sin decir nada, sin pensar nada. Quiero que sepas que soy lo que soy porque tú me hiciste así, que necesito volver a encontrarte aunque tengas otro nombre. Quiero que desaparezcas de mis domingos y no tengo ni idea de cuanto tiempo más voy a tener que esperar hasta entonces. Te echo de menos y prometo no decírselo a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario